Peligros de la Hidroxicloroquina - Etelmedic

Peligros de la Hidroxicloroquina

La hidroxicloroquina, derivada de la cloroquina, se ha usado para tratar enfermedades autoinmunes. Por su capacidad de actuar como inmunomodulador se la ha propuesto como un tratamiento potencial para la infección provocada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2. A la espera de que se puedan conocer los resultados de los ensayos clínicos en marcha registrados en el Clinical Trial Registry chino, es necesario conocer cuál puede ser su acción antiviral y los posibles resultados de estudios clínicos.

 

¿Qué es la hidroxicloroquina y para qué sirve?

Desde que se dieron a conocer los deseos de Trump por utilizar la droga antimalárica para combatir el coronavirus, muchos han comenzado a cuestionarse ¿qué es la hidroxicloroquina?; bien, pues la hidroxicloroquina es una versión menos tóxica de la cloroquina y usualmente se usa para tratar la artritis reumatoide e incluso el lupus.

Esta se ingiere vía oral y puede encontrarse comercializada bajo los nombres de Plaquenil, Axemal, Dolquine, Ilinol y Quensyl, se puede adquirir en cualquier farmacia con receta médica, aunque claro, se requiere precaución si el paciente padece de enfermedades cardíacas, diabetes o psoriasis. Por el momento, se están realizando estudios para comprobar su efectividad como tratamiento para combatir el COVID – 19.

 

¿Qué efectos secundarios tiene la hidroxicloroquina?

Entre los efectos secundarios más comunes se encuentra la diarrea, nauseas y dolor de cabeza, como comúnmente puede llegar a suceder con cualquier otro medicamento, sin embargo, entre los efectos secundarios más raros o bien, menos comunes, se encuentran cambios en la visión (Afecta la retina), erupciones cutáneas, debilidad muscular, cambios en el cabello e inclusive, anemia.

 

La retinopatía por hidroxicloroquina es un fenómeno infrecuente. Lo que la hace especial es que las alteraciones retinianas que produce son permanentes, no tienen tratamiento y, en algunos casos, continúan empeorando años después de cesar su administración. Por ello, es fundamental la detección de los primeros signos de toxicidad, cuando las alteraciones pueden ser reversibles y los pacientes se hallan en lo que algunos autores denominan como estado de premaculopatía. Para detectar los primeros signos de la retinopatía por hidroxicloroquina se utilizan pruebas que obtienen datos subjetivos de la función visual, como la perimetría 10-2 y datos objetivos de la morfología de la retina, como la autofluorescencia de fondo de ojo y la tomografía de coherencia óptica, o de su estado funcional, como la electrorretinografía multifocal.

 

Los pacientes con retinopatía por hidroxicloroquina pueden ser asintomáticos aun cuando presenten un fondo de ojo anormal y tengan alteraciones en el campo visual detectables por campimetría. No obstante, lo habitual es que los pacientes se quejen de dificultad en la lectura, de visión borrosa y percepción de halos en las fuentes de luz. La mayoría de los pacientes presentan alteraciones fundoscópicas en “ojo de buey” y, todos, alteraciones en el campo visual que son la primera señal de la existencia de la retinopatía

 

¿Realmente la hidroxicloroquina puede combatir el coronavirus? 

De acuerdo al Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos así como al Colegio Americano de Reumatólogos, la hidroxicloroquina puede ser bien tolerada por pacientes con COVID – 19, y aunque aún no está 100% comprobada su eficacia.

.